LA BRÚIXOLA
El Blog de l′Oratge

ANTICICLÓN Y CONTAMINACIÓN

Siempre que hablamos de tiempo estable y anticiclónico lo primero que nos viene a la mente es un ambiente soleado, tranquilo y con altas temperaturas pero, en realidad, para las personas que tienen problemas respiratorios o de salud no es tan 'buen tiempo' ya que el efecto que el anticiclón tiene sobre las grandes ciudades es muy problemático porque dispara los índices de contaminación urbanística favoreciendo la presencia de ese característico 'sombrero negro' encima de ellas.

Pero, ¿porqué las altas presiones van asociadas a este aumento de la contaminación en las grandes ciudades? El problema cuando tenemos un potente anticiclón sobre nosotros es que en estos, el aire desciende desde las capas medias y altas de la atmósfera impactando lenta pero progresivamente contra la superficie de la tierra. De este modo, lo que está haciendo es presionar el aire contra el suelo impidiendo que el aire caliente proveniente de las emisiones del transporte, calefacciones de combustión, fábricas, etc ... se escape hacia las capas más altas de la atmósfera. Podríamos decir que el aire contaminado queda retenido encima de las grandes ciudades sin poderse escapar.

Los efectos 'colaterales' sobre la población de estos elevados aumentos de los niveles de contaminación son muchísimos y diversos como, por ejemplo, aumento del riesgo de sufrir enfermedades respiratorias agudas (como la neumonía), y crónicas (como el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares). Los efectos son más graves en los grupos más vulnerables como son las personas con enfermedades previas, niños y ancianos.

Creemos que la contaminación sólo está restringida a las grandes ciudades pero sus alrededores también se ven afectados. Para conseguir una reducción en la concentración de contaminantes de manera natural sólo el viento y la lluvia lo pueden conseguir ya que actúan como una escoba barriendo la suciedad. También para bajar estos elevados niveles de partículas contaminantes se activan protocolos que llegan a limitar el acceso del transporte privado en el centro de las grandes ciudades.