LA BRÚIXOLA
El Blog de l′Oratge

¿CÓMO ESTÁ AFECTANDO EL COVID-19 A LA SALUD DEL PLANETA?

Es curioso como un virus que ataca letalmente al sistema o aparato respiratorio de las personas (entre otros órganos), esté dejando un aire mucho más puro en el planeta por la elevada reducción de la contaminación que estamos detectando en la atmósfera a nivel global.

De hecho, a pesar de las numerosas desgracias que nos ha traido este maldito virus (llamado COVID-19), también me gustaría destacar algunos aspectos positivos indirectos a tener en cuenta. En primer lugar la reducción de la contaminación está siendo extraordinaria. Las restricciones en la actividad económica y el tráfico aéreo, terrestre y marítimo, así como el cierre de industrias y el confinamiento poblacional ha permitido una sorprendente caída de la contaminación ambiental y de las emisiones de gases de efecto invernadero A NIVEL MUNDIAL.

Y es que, las concentraciones de dióxido de nitrógeno han contribuido a una mejor calidad del aire que respiramos. También está siendo destacable el sensible descenso de los niveles de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero. Por ejemplo, según el "Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio," las emisiones de dióxido de carbono en China disminuyeron un 25% entre el 3 de febrero y primeros de marzo de este año debido a las medidas de contención del coronavirus. Además, desde diciembre pasado, los chinos consumen menos carbón, petróleo y acero, favoreciendo un impacto favorable en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Lamentablemente no solucionaremos el problema del Cambio Climático en dos meses pero al menos este parón global hará que la sociedad tenga una mejor conciencia ambiental y un uso más racional de los recursos. Ver estos días delfines nadar por las cristalinas aguas de los canales de Venecia, ciervos entrar en las playas, y fauna muy diversa visitar los pueblos confinados no deja de sorprendernos. La naturaleza nos está enviando un mensaje para que dejemos respirar al planeta.

Por otro lado, un dato curioso más es que los sismólogos están observando mucho menos ruido sísmico ambiental, es decir, las vibraciones generadas por automóviles, trenes, autobuses y personas en su vida cotidiana. En definitiva, lo que vienen a decir es que, con la ausencia de este ruido, la corteza o capa superior de la Tierra se mueve un poco menos.

Como podemos ver, a pesar de todos los problemas económicos, de relaciones interpersonales y de salud pública que nos está ocasionando este coronavirus a toda la sociedad, también el planeta nos está dando una modélica lección que nos debería llevar a hacer una profunda reflexión de cómo queremos que sea este maravilloso lugar donde vivimos. Al menos cualquier esfuerzo que podamos hacer para preservarlo siempre valdrá la pena.