LA BRÚIXOLA
El Blog de l′Oratge

¿COMO NOS AFECTA LA LUNA?

Situada a 393.499km de la Tierra, la Luna es el quinto satélite más grande del Sistema Solar. Siempre rodeada de misterios y leyendas, es bien sabido que tiene una influencia directa con nuestro planeta. Por una parte, está absolutamente demostrado que culpa suya son las 'mareas', que no son más que el resultado de la fuerza de atracción que ejerce la Luna sobre la Tierra, es decir, que la gravedad de la Luna atrae el agua de los mares y océanos. Hace millones de años, en cuanto nuestro satélite estaba unas 10 veces más próximo a nosotros que en la actualidad, las mareas eran mil veces superiores a las de hoy en día y parecían tsunamis ya que llegaban a penetrar kilómetros tierra adentro.

Por otra parte, la Luna también es vital para nuestra existencia ya que ayuda a que la Tierra mantenga fijo su eje favoreciendo la rotación de nuestro planeta. Si no fuera así, los polos podrían quedar apuntando directamente al Sol o, todo lo contrario, directamente a la sombra y esto haría que hubiera zonas donde siempre sería de día (con una ambiente muy, muy cálido) y otros donde la noche sería también eterna (con un ambiente muy, muy frío). La vida, por tanto, sería imposible tal y como la conocemos en la actualidad. También la presencia de nuestro satélite tiene una influencia directa sobre la savia de las plantas y la migración de las aves, entre otras.

Y a las personas, como nos afecta la Luna? Bueno, desde el punto de vista científico no parece que esté demostrado que realmente tenga demasiadas consecuencias sobre nosotros pero, parece que en algunos aspectos sí podría tener alguna relación. De hecho, ya en el siglo I se hicieron algunos estudios sobre cómo podía afectar a la naturaleza humana. Es el caso del tratado de "Historia Naturalis" de Plinio el Viejo. En esta completa encliclopedia romana que recopilaba todo el conocimiento que se tenía en aquella época, ya adelantaban algunos aspectos de cómo las diferentes fases de la luna podían tener una influencia directa sobre el mismo estado físico y emocional de las personas. En todo caso, si la luna tiene efectos sobre el agua, y el cuerpo humano tiene un 70% de este líquido elemento, algo sí que nos afectará. Por ejemplo, un estudio del Instituto de neurología del University College London asegura que los ataques de epilepsia se reducen considerablemente cuando hay luna llena, y otro informe de la universidad del Sur de Florida afirma que aumentan en la fase de cuarto menguante. También hay algunos estudios (no determinantes) que apuntan a la teoría de que en luna llena nuestro cuerpo segrega menos 'melatonina' que es la hormona que regula los ciclos del sueño y esto nos haría dormir peor, extremo que no está demasiado claro que sea causa directa de nuestro satélite. Por último, investigadores del Hospital Apollo, en Chennai (India) han detectado una posible relación en el aumento de dolencias cardíacas en días de luna llena.